lunes, 21 de febrero de 2011

Casi febrero 22

Regreso hoy que tengo mi camino claro. La densa incertidumbre se desvanece mientras abandono el puerto y abro las alas. Esos lánguidos muros caen sin prisa pero con certeza. Esas lúgubres madrugadas han dejado de hacer ruido; ya no escucho más que el silencio adentro.
Mi cabeza, esa loca de la casa, ha cesado su retahila de lugares comunes y de torpezas. No se va a ir de todos modos pero se cuál es su lugar. Hoy estoy más cerca a lo que soy; no puedo perder lo que ya he conquistado. No puedo ignorar los regalos del universo que fluyen delicadamente hacia mis manos.
En el aire se deslizan las voces y las mariposas que se posan sobre el horizonte como hadas dulces y peregrinas. Cuando me miran se que ya estoy en casa.

7 comentarios:

soleil dijo...

Cuanta gente daria por estar en tu momento! como quisiera yo misma poder sentir lo mismo! aprovecha que sabes hoy mas que ayer...

beso!

Sauze dijo...

Me alegro de tu vuelta tan reconfortante, disfrutala..

BEATRIZ dijo...

Esa loca de la casa, a veces sorprende. Quiéla Jorge. Me encanta tu regreso, no te pierdas.

Te abrazo

Clarice Baricco dijo...

Me da mucho gusto tu regreso. Tus letras deben de continuar.
Abrazos.

Pato dijo...

Qué buena esa sensación de volver a casa, ese estar con lo propio, con lo que uno sabe que huele y sabe a uno.

Me alegro por vos, y si este regreso y esta casa tiene que ver con este espacio, también me alegro por nosotros.
Besos.

Veronika dijo...

:-) Bienvenido!

Abrazos

Andrea dijo...

Muy bienvenido, gracias por regresar, y que el tiempo que nos quedemos (que ojala sea muuuuuuuuuuucho) podamos crecer, acompañarnos, reir, llorar, escribir, leernos, saltar, danzar, cuidar, abrazar, soñar... todos los días. Yo tambien se que estoy en casa.